El embarazo canino, como cuidarlo para que sea llevadero

embarazo-canino

Siempre es motivo de preocupación que nuestra mascota salga embarazada, sin embargo a pesar de las múltiples maneras de evitar que esto suceda, siempre habrá esta posibilidad, bien sea por que lo programamos bajo consentimiento o simplemente no nos percatamos de que la perrita, adoración de todos en casa, se escapó estando en celo y a la vuelta de un tiempo nos percatamos de su embarazo.

Es importante recordar que las perras pueden quedar embarazadas durante el lapso que dure el proceso de fertilidad o celo, como normalmente se le conoce, y este tiene una duración aproximada de unas tres semanas, tiempo en el cual al aparearse y quedar en estado, cuyo período es de unos 65 días máximo. 

Pero, ¿cómo nos damos cuenta de que la consentida de la casa están en la dulce espera?, pues hay muchas acciones propias de nuestra mascota que nos dan señales de que está embarazada; entre ellas la más notoria es sin duda el engrandecimiento de sus mamás incluso estas puede cambiar su color y también tener una leve secreción de un líquido algo transparente. 

Por otro lado, aunque parezca algo que sólo afecta  a la mujer embarazada, las náuseas también se hacen presentes en nuestra perrita en estado, así como también el incremento en cuanto al peso; estas son algunas de las cosas que puede experimentar tu mascota si se encuentra en proceso de gestación.

¿Cómo cuidarla para un embarazo feliz?

Lo primero que se debe hacer una vez estamos seguros que la perrita de la casa está embarazada, es llevarla con su veterinario para que este médico especialista la revise y haga una evaluación clínica pertinente y sobre todo, genere las indicaciones sobre cómo proceder  al cuidado de su estado. 

Otro de los factores a tomar en cuenta en estos casos, tiene que ver con la alimentación, lo recomendable es que su dieta sea nutritiva y balanceada, razón por la cual es importante que cada porción que se le dé, tenga un porcentaje interesante en proteínas y grasas, sobre todo en la primera mitad del proceso de gestación. 

Al momento de parto es importante que sea ella misma la que escoja el sitio donde dará a luz a sus crías, esto con el propósito de evitar que luego del alumbramiento se perturbe en su tranquilidad y se niegue a alimentar a los cachorritos una vez estén fuera del vientre materno. 

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion