Ehrlichiosis Canina una grave enfermedad causada por las garrapatas

Ehrlichiosis Canina

La Ehrlichiosis Canina es una enfermedad infecciosa de gravedad considerable que es causada por la picadura de garrapatas infectadas con la bacteria Ehrlichia Canis, la principal transmisora de esta enfermedad es la garrapata canina marrón (Rhipicephalus Sanguineus), una especie originaria de África que se ha extendido a gran parte del planeta, especialmente a las regiones que presentan climas cálidos. 

Esta enfermedad se conoce también por otros nombres, siendo lo más comunes:

  • Fiebre Hemorrágica Canina.
  • Rickettsiosis Canina.
  • Tifus de la Garrapata Canina.
  • Enfermedad del Perro Rastreador.
  • Pancitopenia Tropical Canina.
  • Desorden Hemorrágico de Nairobi.

En los perros la Ehrlichiosis Canina se desarrolla tres etapas, cada una de las cuales varía en su severidad.

  • Fase aguda: Se presenta luego de varias semanas que el perro ha sido infectado, pudiendo durar hasta cuatro semanas, en las cuales el perro presenta fiebres altas y trastornos de la sangre, por lo general esta etapa se vive con más frecuencia en primavera y verano.
  • Fase subclínica: esta fase no presenta ningún signo externo y puede extenderse hasta por cinco años, vale resaltar que cuando el perro está infectado su sistema inmunológico no está en capacidad de eliminar la bacteria Ehrlichia Canis.
  • Fase crónica: al finalizar la segunda fase el perro infectado presenta posibles trastornos neurológicos, anemia, cojeras, problemas renales y oftálmicos, de no recibir el tratamiento adecuado, esta fase puede ser fatal.

Qué causa la Ehrlichiosis Canina y cómo se transmite 

Los microorganismos que pertenecen al género Ehrlichia se conocen como Rickettsia, bacterias muy pequeñas que se encuentran en una escala evolutiva entre las bacterias y los virus, la Ehrlichia canis, una de las cepas más agresivas e Ehrlichia, es la causante de la Ehrlichiosis Canina en perros y algunas otras especies de animales, incluso pueden transmitir esta enfermedad a los seres humanos.

El vector de transmisión es la garrapata marrón (Rhipicephalus Sanguineus) que se conoce también como garrapata café del perro o simplemente como garrapata de perro. Este insecto se adhiere a la piel del perro u hospedero para alimentarse con su sangre, para lo cual realiza una picadura, si la garrapata es portadora de la Ehrlichia canis es probable que la transmita su hospedero.

La garrapata debe alimentarse por un periodo de 24 a 48 horas para que la bacteria pueda llegar al torrente sanguíneo del perro, la garrapata adquiere esta bacteria cuando está en su fase de ninfa y se alimenta de la sangre de un hospedero infectado con Ehrlichia canis y puede transmitir esta enfermedad a otros perros durante al menos 155 días luego de ser infectada.

Las estadísticas indican que la mayor parte de los casos de contagio se producen durante las estaciones cálidas, ya que durante ellas aumenta considerablemente la población de garrapatas, esta enfermedad que puede afectar a seres humanos, perros, gatos y otras mascotas puede ser adquirida también a través de transfusiones de sangre proveniente de donadores seropositivos a Ehrlichia.

Las mascotas o animales domésticos no transmiten la Ehrlichiosis Canina a seres humanos, el microorganismo causante de esta patología es transmitido por las garrapatas.

Síntomas de la enfermedad en cada una de sus fases 

La Ehrlichiosis Canina presenta una diversa variedad de síntomas en cada una de sus etapas como podemos ver a continuación:

  • Fase aguda: el perro puede presentar falta de apetito, fiebre, depresión, vómitos, secreción nasal, cojera, dificultades respiratorias, así como aumento del tamaño del bazo y de los nódulos linfáticos, otro de los síntomas es la palidez de las mucosas y la presencia en ellas de puntos rojos; también puede presentar problemas oculares. 
  • Fase subclínica: esta fase es asintomática, en algunas ocasiones el perro puede presentar anemias leves. 
  • Fase crónica: en esta etapa el perro presenta debilidad, pérdida de peso, inapetencia, fiebres altas, depresión, artritis, inflamación ocular, problemas renales, y edemas en el escroto y patas traseras. 

Para diagnosticar la enfermedad se consideran los signos clínicos y se realizan análisis de sangre que permiten detectar anomalías en el sistema inmunológico, el análisis microscópico permite determinar la presencia de la bacteria Ehrlichia canis en los glóbulos blancos.

Tratamiento

Para el tratamiento de esta enfermedad se utilizan antibióticos como la Doxiciclina, la cual debe ser administrada por un periodo de 6 y 8 semanas, el perro mostrará una mejoría dentro de la 47 horas posteriores al inicio del tratamiento, sin embargo es necesario aplicar en forma rigurosa el tratamiento, de lo contrario la bacteria se mantendrá en la sangre del perro.

Generalmente la Doxiciclina se indica en combinación de otros antibióticos y el veterinario formula un antiácido para evitar que el perro vomite los antibióticos, se combina el tratamiento con un antipirético para calmar la fiebre.

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion