Consejos prácticos para eliminar las pulgas en tu perro

Siempre que tenemos una mascota en casa,  tratamos en las medidas de las posibilidades, que sean aseadas y que se conserven lo más limpias posible, sin embargo algunas veces perdemos la batalla con las pulgas, insectos que a pesar de la constancia en tratar de mantenerlas a raya del cuerpo de nuestros perros, resultan inseparables.

El que tu perro tenga pulgas no es la molestia que les genera y ellos tratan de aliviar esa comezón rascándose  de manera constante, sino que pueden sufrir de algunas enfermedades y lo más peligroso en todo caso, es las enfermedades que las pulgas transmiten al ser humano y si tenemos niños en casa pues la alarma debe encenderse con prontitud.

Trataremos de presentar algunas recetas o remedios caseros con los cuales podrás combatir esta plaga que afecta la tranquilidad de tu mascota y por consiguiente perjudica su estabilidad emocional, así como también puede verse afectada la nuestra en casa por tan engorrosa situación.

El vinagre te ayudará a solventar el problema canino

Si tu perro está invadido de esta plaga tan complicada para ellos, debes tener claro que no basta el champú que usas para bañarlo habitualmente, por tanto tienes que recurrir a otro tipo de ayuda preferiblemente natural, para que no se dañe ni la piel ni el pelaje de tu mascota; una de las cosas que se puede usar y no lo afecta es el vinagre.

Puedes usar el vinagre mezclado con detergente lavavajillas líquido y un poco de agua caliente, una vez hagas esa combinación moja bien a tu perro aplica en todo el cuerpo hasta que haga bastante espuma, las sacas pasando un peine fino  y una vez terminada la acción enjuaga con abundante agua fresca.

Repite la labor de aseo de tu perro al menos cada dos semanas, pero paralelo a este trabajo también es importante asear toda tu casa, y las cosas de uso particular del pero, pues las pulgas se esparcen con facilidad en cualquier espacio y se alojan casi sin darte cuenta incluso en tu cuerpo.

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion