La selección artificial en los Pugs

Los pugs o carlinos son unos robacorazones consagrados, con su tierna mirada y sus pliegues en la cara hacen despertar la ternura hasta en las personas más serias y frías. Esos simpáticos perritos de cola enroscada son amables y siempre juguetones, cuentan con una mirada muy dulce a pesar de tener los ojos tan separados.

Muchos saben que son originarios de la China pero pocos saben sobre sus cambios a lo largo de la historia, pues son producto de la llamada selección artificial, realizada por los seres humanos y que se basa en realizar manipulaciones al momento de la reproducción de distintas especies que permitan mejorar características de su aspecto.

En China eran miembros de la realeza pero no con el aspecto conocido actualmente, sino más bien con un hocico mucho más alargado y de tamaño promedio, pero con el paso del tiempo su aspecto fue deformándose hasta llegar al que conocemos actualmente, con mandíbulas sumamente pequeñas y nariz reducida.

Estos cambios en el aspecto de los pugs han traído múltiples complicaciones de salud para estos pequeños amigos, pues su nariz poco funcional no le permite realizar la función de termorregulación, lo que trae entre otras consecuencias golpes de calor, hipertermia, dificultades digestivas y apneas de sueño.

Además por su hocico tan corto hace que tenga las fosas nasales completamente aplastadas, lo que le trae problemas respiratorios pues el aire no fluye y sumado lo corto de sus patas y el exceso de peso, hacen al pug enemigo del ejercicio pues le causa mucho daño a nivel respiratorio.

Es por ello que si decides adoptar un pug debes estar consciente del cuidado y amor extra que requiere por su frágil estado de salud, sin embargo, eso no le reduce su capacidad de amarte durante toda su vida.

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion