24 jul 2009

RottweilerLo primero que debemos tener en cuenta son los criterios que vamos a utilizar para considerar a un perro peligroso, y además, debemos pensar para quién es el perro peligroso, es decir, para sus amos, para los desconocidos, para los niños, o para otros perros, o mascotas domésticas. Si bien es cierto que algunas razas están más predispuestas a atacar que otras, debemos saber por qué sucede eso, y cómo evitarlo antes de llegar al punto de que haya ocurrido un accidente.

Los perros más predispuestos a atacar son aquellos perros territoriales, dominantes, y con desequilibrios emocionales, muchas veces, producto de dueños irresponsables, o poco calificados para estas razas. Existen quienes creen que un perro se educa a golpes, y así es como nacen los perros potencialmente peligrosos, criados bajo la agresión.

Muchas veces los perros creados para la caza son peligrosos para otros animales más pequeños, como los gatos, ya que tienden a perseguirlos, pues los ven como pequeñas presas. El instinto de los perros de caza pueden llevarlos a una convivencia dificultosa con otros animales.

Algunos consideran que los perros peligrosos son todos aquellos capaces de causar daños físicos, debido a su tamaño, sin tener en cuenta su temperamento. Los perros grandes pueden ser una amenaza; los pequeños, que por lo general tienen un carácter más fuerte que los grandes, no son considerados peligrosos, ya que su tamaño no les permite causar daños graves. No obstante, no podemos juzgar a un perro por su tamaño o tenerle miedo, pues el perro se da cuenta que le temen, y así pasa a tomar el lugar de “líder de la manada”. Perros de un tamaño considerable, como el Labrador Retriever, el Pastor Inglés (también conocido como Bobtail), y el Terranova, son extremadamente confiables, y no muestran signos de agresividad; por lo cual considerar a un perro peligroso por su tamaño no es lo correcto.

¿Perros peligrosos o dueños peligrosos? Entre los perros considerados peligrosos hallamos las siguientes razas: Rottweiler, Dobermann, Mastín Napolitano, Dogo Argentino, Pastor Alemán, Fila Brasileño, Pit Bull Terrier, y Akita Inu. Las razas nombradas son además muy buenas para la guardia, por ende, la creación de las mismas se realizó entre perros con temperamento fuerte y protector. Estos perros muchas veces atacan con el fin de proteger a sus amos de los desconocidos. Siendo educados de mala manera, o sin el debido adiestramiento en obediencia, pueden llegar a atacar a sus propios amos. No son perros malos, sólo necesitan dueños experimentados, y que les dediquen el tiempo suficiente, puesto que en malas manos, estos perros se transforman en animales dominantes, y de pésimas reacciones.

Otro motivo del riesgo en los perros, es la cruza inadecuada de los mismos. La mayoría de la gente no sabe cómo cruzar a un perro, para obtener una camada sana y de buen temperamento; no obstante, sin preocupaciones, cruza a su mascota con otra. El resultado de ello muchas veces son perros más predispuestos a enfermedades, o de mal carácter; por lo cual es mejor dejarle la reproducción de los perros a los criaderos, o gente especializada.

Otro tema a tener en cuenta, es la presencia de niños; si hay niños en la familia, debemos elegir un perro con paciencia y gran estabilidad emocional, predispuesto al juego. No todos los perros soportan los juegos molestos de los niños, y no todos los niños saben cómo tratar y respetar a un perro. Por ello, debemos educar a los niños sobre el cuidado de los perros, y a su vez, por precaución, elegir razas adecuadas para ellos. El niño debe estar cómodo con el perro, y viceversa.

Los perros nombrados anteriormente, etiquetados como peligrosos, no nos deben causar miedo, pero sí respeto, ya que son grandes y poderosos, y si queremos uno de ellos, debemos evaluar si estamos aptos para educarlo como corresponde.