09 Feb 2009

PequinésCarácter: El pequinés es un perro pequeño, aunque de carácter fuerte y extremadamente celoso, lo cual significa que todas las caricias deben dirigirse hacia él, antes de que empiece a ladrar sin control, queriendo llamar la atención. Generalmente, excepto algunos casos, es una raza que ladra bastante, ya sea para pedir comida o paseos, como para hacerse notar o avisar que algo extraño para él sucede (esto puede incluir la visita de alguna persona que sea inofensiva). Es leal y guardián de las cosas que considera que le pertenecen. Se destaca por su valentía, y pareciera que no le teme a nada ni nadie, y aunque sea pequeño no teme enfrentar a otros perros más grandes si es que lo provocan, por lo que no sería raro, que logre enojarse con un Dobermann, y quiera enfrentarlo.

Es una raza comunmente sociable con los demás perros y animales y más apegado a la gente adulta. Es fiel a su amo, juguetón y cariñoso, pero debido a que nunca pierde la dignidad y le gusta hacerse respetar, es que se enoja fácilmente. Es muy dependiente de sus amos, y también muy dominante. Cuando algo le parece inusual comienza a ladrar llamando la atención, por lo que, pese a su reducido tamaño, en este aspecto, es un buen guardián. No es extraño que se comporte posesivo, suele hacerlo con los juguetes y la comida. Otra característica del pequinés, es que necesita muy poco ejercicio, ya que es más bien pasivo y no se comporta inquieto, como otras razas. Su adiestramiento, en algunos casos, es dificultoso.

Aspecto: Es una raza de pequeño tamaño y aspecto fornido. La cabeza es maciza, con el cráneo ancho y chato entre las orejas. La nariz es de color negro, pequeña, muy corta y ancha; el hocico es también ancho, y bien arrugado. Mandíbula inferior ancha y fuerte. Perfil chato, con la nariz colocada entre los ojos. Los ojos son grandes, oscuros, brillantes, pero no exageradamente saltones. Las orejas en forma de corazón, colocadas al nivel del cráneo, llevadas contra la cabeza. La boca es bien adaptada, no debe mostrar los dientes ni la lengua. El cuello es más bien corto y ancho. La cola colocada alta, está llevada firmemente, ligeramente curvada sobre el dorso y decorada de un pelaje largo. El pelaje es largo, derecho, con un abundante collar de pelo rodeando el cuello; mientras que la piel es más bien áspera y el entrepelo muy espeso. Todos los colores están admitidos y son igualmente buenos, a excepción de los albinos y de color hígado.

Cuidados: El pequinés requiere de muchos cuidados ya que se resfría constantemente debido a su frágil nariz. Su pelo debe ser cepillado para que pueda crecer con libertad y no se enrede; generalmente se hacen nudos detrás de las orejas y en los muslos, este pelo no debe cortarse ya que si se hace no volverá a crecer. El pequinés se ensucia con facilidad, porque su pelo es largo y al caminar toca el suelo. Por otro lado, no requiere de mucho ejercicio, y puede vivir sin problemas en un departamento.

Leyenda: Según cuenta la leyenda china, es un pequeño perro que surgió del enamoramiento de un león con una ardilla, por el cual el león sacrificó su gran tamaño y fuerza, pero conservo su orgullo de rey de la selva; por ello se dice que es un pequeño perro “Fu-Lin” (perro león de Pekín o pekinés).

Promedio de vida: El promedio de vida es alrededor de los 15 años.

Peso: De 2 a 8 Kgs. Los huesos fuertes son muy importantes, ya que son la característica de esta raza.