09 Feb 2009

Pastor AlemánCarácter: El Pastor Alemán es valiente y alerta, dueño de un temperamento estable y una gran lealtad. Además es un perro inteligente y con un buena predisposición a los servicios como lo son la búsqueda de drogas, la búsqueda y rescate de personas, la guía para aquellos que carecen de vista y para la seguridad en general. Es un perro que tiende a la agresividad ante los demás perros, por ello debe ser adiestrado adecuadamente, sin golpes, para desarrollar un comportamiento bueno y no agresivo innecesariamente. Es afectuoso, protector, y tiene una buena relación con los niños, ya que es dueño de una gran paciencia con respecto a ellos. No es conveniente adquirir un perro de esta raza, cuyo linaje contenga mucha endogamia (cruza entre parientes próximos), ya que resultan ser muy nerviosos, y poco dignos de confianza.

Origen: El comienzo de esta raza se sitúa en Alemania, con la meta de proteger a los rebaños (de carneros) de los lobos. A lo largo de la historia este perro ha sido utilizado en la guerra, la policía, para la detección de drogas y el rescate, y como ayuda a los no videntes; debido sus amplias cualidades, entre ellas, su inteligencia y buena predisposición.

Aspecto: La apariencia del Pastor Alemán es robusta y su cuerpo es mediano, un poco más largo que alto. Tiene un pelaje tupido y sedoso, y unos ojos muy obscuros, de forma ovalada.

Cuidados: Este perro requiere, por su tamaño y energía, ejercicio diario y un entrenamiento firme.

Enfermedades: El moquillo canino y la displasia de cadera son enfermedades comunes en esta raza, y la cruza irresponsable de ejemplares puede agravar estos problemas, por lo cual hay que buscar bien antes de adquirir un perro de esta raza.

Peso: Entre 34 y 43 Kg.

Altura: Entre 57,5 y 62,5 cm.

Esperanza de vida: Alrededor de los 12 o 13 años.

Otros nombres de la raza: German Shepherd Dog, Ovejero Alemán, Alsaciano (Alsatian), perro policía (nombre popular).