15 Ago 2011

El collar, al igual que el arnés, es un accesorio casi indispensable para quienes conviven con algún perro y desean adiestrarlo o mantenerlo bajo control cuando sale a dar un paseo.

Este elemento, que suele unirse a una correa para que el animal no se escape, le permite al amo dominar el accionar de la mascota sin causarle ninguna clase de molestias al can (siempre y cuando esté colocado de forma correcta).

Un modo simple de comprobar si el collar está bien puesto y evitar riesgos es chequear el sistema de cierre y pasar un dedo entre el collar y el cuello del perro ya que si está demasiado ajustado puede llegar a ahorcarlo y, de quedar muy flojo, puede llegar a salirse.

En relación a los tipos de collares más recomendables, hay que destacar que antes de adquirir uno conviene tener en claro qué uso se le dará y cuáles son las ventajas y desventajas de cada modelo.

Para actividades de adiestramiento, por ejemplo, se suele utilizar el denominado collar de semi-ahorque ya que son los que se cierran un poco si el perro ejerce un tironeo, aunque hay que ser responsable en el uso de este accesorio y quitarlo cuando no se supervise al animal. De todos modos, como son regulables no provocan daños en la estructura canina.

Para la misma finalidad también se ofrece en el mercado el collar de ahorque, pero estas cadenas ya han dejado hace tiempo de ser recomendadas por los expertos porque ejercen presión sobre la tráquea canina y cortan el flujo de aire. Tampoco es digno de uso el collar de púas debido a que, por sus características, pinchan el cuello de la mascota cuando éstas tiran la correa.

Claro que la variedad de opciones disponibles a nivel internacional incluye además a los collares más comunes, esos que se elaboran con distintos materiales (con cuero o nylon, por ejemplo) y se presentan con diversos diseños. Esta alternativa, para satisfacción de aquellos que aman la moda, puede adquirirse en versión elegante (con brillos o detalles exclusivos) tanto para hembras como para machos.

Si el amo desea un glamour extra para su mascota, hoy en día también puede adquirir collares con dijes y arneses donde se destaque el nombre del animal, aunque esta clase de accesorio responde sólo a cuestiones estéticas y no está preparado para unirse a una correa.