Bronquitis en el perroNo es demasiado habitual que un perro tenga tos. Por eso la aparición de este tipo de convulsiones logra llamar la atención de su amo. Si pasan unos días y el perro sigue tosiendo, es importante llevar al animal al veterinario, ya que la tos podría ser un síntoma de bronquitis.

Esta enfermedad hace referencia a una inflamación de las vías respiratorias, más precisamente de la membrana que recubre a los bronquios. En el caso de los perros, el trastorno más frecuente es la traqueobronquitis infecciosa, conocida en el lenguaje coloquial como tos de las perreras.

Este síndrome puede extenderse por varios días, incluso semanas, y ser originado por diversos microorganismos, virus y bacterias. La mascota se contagia al estar en contacto con otros perros, ya sea en un parque, en la calle, en una guardería o en una veterinaria. La susceptibilidad del animal a la bronquitis dependerá de su condición de salud previa, su alimentación y otros factores.

A la tos seca se le puede sumar la expulsión de flema y un decaimiento general del perro, que reducirá la ingesta de alimentos y preferirá permanecer recostado en lugar de jugar o correr.

El tratamiento de la bronquitis en perros suele limitarse al reposo, minimizando el ejercicio y los paseos al aire libre hasta que el animal se reponga. Es que el perro puede tener la garganta irritada por la tos y sentirse agotado, además de algo dolorido. También es conveniente optar por alimentos que sean fáciles de digerir.

Cuando el perro sufre otras complicaciones de salud o tiene una edad avanzada y los síntomas no se alivian, es posible que el veterinario sugiera el suministro de un antitusivo o un broncodilatador. Si se registran problemas adicionales a partir de la presencia de una bacteria, otra opción son los antibióticos.

En todos los casos, siempre es beneficioso cuidar a los perros del frío y de la humedad durante el invierno, cuando los contagios son más frecuentes. De esta manera se minimizan las posibilidades de que la tos derive en una bronquitis crónica y se altere la calidad de vida del perro.